La Plaza 1992 – 2012… (un concierto de Manta Ray y Nacho Vegas)

Imagen

Ayer Gijón celebraba el 20 aniversario del bar que aglutina desde principios de los noventa gran parte de todo el movimiento musical y cultural de la ciudad (y por tanto, de Asturias), y para ello nada mejor que reunir a Manta Ray cuatro años después de que la banda anunciase su disolución.

En el tono festivo y de celebración que rodeaba todo el evento, con la Sala Acapulco del Casino de Gijón repleta de amigos y conocidos, todos ya más cercanos a la cuarentena que a la treintena, Mar Álvarez y David Guardado dieron una suerte de pregón inaugural tirando de anecdotario y mucho sentido del humor, precediendo a la salida al escenario de Nacho Vegas.

El que fuera miembro de Manta Ray lleva ya varios años dominando los escenarios con solvencia, respaldado por una banda que ejecuta de manera impecable las composiciones con fondo cada vez más crítico y militante del asturiano. Así, “Cómo hacer crac”, “La gran broma final” o “El hombre que casi conoció a Michi Panero” sonaron con fuerza y empaque, del mismo modo que la sorpresa final “Santa Bárbara bendita” con sus ex-compañeros a los coros, especialmente su hermano Xabel hablando de Díaz Ferranes, accionistas y esquiroles.

Llegaba el momento de Manta Ray, de comprobar si una semana de ensayos había sido suficiente para engrasar la maquinaria de una de las mejores formaciones de directo de todo el estado (y por qué no de Europa).

20121215-212846.jpg

Y no dejaron lugar a dudas. Desde un inicio arrollador en el que concatenaron sin respiro If you walk…, Take a look, la demoledora Ebola y Asalto, repasaron piezas de toda su carrera, Tin pan alley, una aceleradisima OF King o Sol de la primera época, hasta Mi Dios mentira o No tropieces de su última publicación, haciendo especial énfasis en los temas de sus dos mejores trabajos Esperanza y Estratexa, donde Rosa Parks, La vida continúa y Ausfahrt destacaron por encima del resto.

Guardaban para el final la amenazante Que niño soy (lo más parecido que la banda tuvo a un hit) y sobre todo para los bises Cartografies, la ensoñación crepuscular (con el maravilloso juego de luces de Ramón Isidoro) hecha canción, la bella sublimación de lo que un día se conoció como post-rock, la comunión total con un público entregado desde la primera nota, y la despedida, parece ser que definitiva, de una banda importantísima para entender la música independiente hecha en España durante los últimos 15 años, que durante mucho tiempo miró a la cara sin sonrojarse a los mejores sobre los escenarios que venían de otros países y que seguramente no encontró el reconocimiento que sin duda merecieron y merecen.

20121215-215028.jpg

Advertisements

Tags:

Golpéanos con tu palo del ritmo...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: