Archive | December 2013

Explorando Ubuweb (1): Tuning In.

Echa a andar hoy una nueva sección en este blog, que promete tener una periodicidad tan incierta como el resto de secciones, y en el que comento vídeos interesantes alojados en Ubuweb.

Comienzo con un documental producido por la BBC sobre Karlheinz Stockhausen. Titulado Tuning In, alterna grabaciones de interpretaciones de su obra con fragmentos de una charla del propio Stockhausen. Esto último es lo mejor del lote, porque nos revela a un Stockhausen mucho más cercano de lo que la solemnidad de los textos que sobre él se han escrito permitían adivinar. Incluso hace algunas gracias y demuestra un sano sentido del humor al hablar de la estupefacción del público japonés frente a una de sus obras. Resulta, por tanto, especialmente interesante oírle hablar sobre su obra porque su entonación y sus gestos transmiten un entusiasmo que se pierde en las entrevistas por escrito. Tampoco es que diga nada que no conozca el aficionado al músico alemán, pero es un documental idóneo para el que quiera hacerse una idea general de su obra y de sus esfuerzos para romper con ideas preconcebidas (al menos en occidente) sobre cómo producir y escuchar música. Y como extra, hay que señalar que las imágenes del vídeo -probablemente digitalizadas a partir de un añejo y cascado VHS- tienen un punto entre el hypnagogic pop y la hauntology. Como ejemplo, aquí debajo podéis ver algunas capturas, ¿no creéis que podrían servir de portadas de discos del sello Ghost Box?:

Sin título 2

5

3

Advertisements

Resumen 2013: Otros 10 discos

Pues al igual que la entrada de ayer de Ivan, voy a señalar 10 discos que he disfrutado muchísimo a lo largo de estos últimos 12 meses; seguro que los hay mejores, más sofisticados, más efectivos y con muchas más cualidades, pero estos 10, por un motivo o por otros, creo que merecen una mención especial para cerrar el año.

Alejandro PazInside Job

En su momento ya le dedicamos una mini-entrada al chileno, y es que este año ha llegado pisando fuerte con su house poderoso y a la vez festivo y electrizante.

Congo NattyJungle Revolution

2013 nos trajo el regreso de Michael West con su alias Congo Natty. Drum and bass trepidante, sonidos anglo-jamaicanos poderosísimos, en definitiva, el ragga jungle está de vuelta.

Dean BluntThe Redeemer

El antiguo 50% de Hype Williams entregó este año un disco extraño, inquietante y turbador, lleno de recovecos y en el que, con cada escucha atenta, vas descubriendo nuevos paisajes y ambientes.

Fasenuova Salsa de cuervo

No podían faltar en esta lista. La evolución del dúo asturiano no conoce límites y con este trabajo acaban de echarles el guante a las pistas de baile sin dejar de mirar al paisajismo industrial. La propuesta más excitante producida en España este año.

Jai PaulJai Paul

Sin acabar de despejar las dudas sobre si estos 16 cortes son o no el primer largo del enigmático y desquiciante Jai Paul, lo que sí podemos confirmar es que en estos esbozos hay toneladas de talento y muchísimo sentido del humor.

Justin TimberlakeThe 20/20 Experience

Para un servidor, EL DISCO del año. Le sobra talento para componer e interpretar en cualquier registro, así que cuando le da por combinar elegancia retro y constumbrismo soul con una producción totalmente actual de la mano de eminencias como Jay Z, el resultado sólo puede apabullante.

Matías AguayoThe Visitor

Una muesca más del chileno, que este año ha entregado un álbum completísimo. Desde house canónico hasta dance pop completan una propuesta en la que no hay ni un sólo segundo de relleno y que este verano no ha faltado en ninguna fiesta.

MontañasMontañas 12″

Siento la obligación moral de incluir el 12″ que sirve de epílogo al legado de Montañas, una banda que durante estos últimos 5 años yo la he sentido muy importante porque nos ha recordado que lo local, lo universal, la coherencia y el compromiso pueden seguir apareciendo juntos. Además, hacen videos tan maravillosos como este.

The KnifeShaking the habitual

Brutales… The Knife han entregado un álbum excesivo, polémico, intenso, con momentos de pulsión interior y con hits incontestables. Para mi, TOP3 de este año

The WeekndKiss Land

Abel Tesfaye definitivamente ha dejado de ser el “amigo de Drake” para convertirse en una referencia del nuevo R&B. Kiss Land no es una obra fácil, presenta muchos reversos, en definitiva, un disco de muy largo recorrido

Además de estos 10, quiero mencionar dos más que han sido especiales por varios motivos, Random Access Memories, con toda la carga mediática que Daft Punk le han inyectado a este lanzamiento, me ha hecho disfrutar de varios momentos magníficos, y el eterno Kiko Veneno, que ha presentado Sensación Térmica, un disco irregular, mediocre, pero que a mi me ha acompañado en los mejores momento de estos últimos meses.

Por cierto, que el disco que más he escuchado este 2013, se publicó el año pasado, es la preciosa colección de canciones que incluye 11 de Noviembre de la maravillosa Silvia Pérez Cruz.

 

 

 

Resumen 2013: 10 discos.

10 discos del 2013. Ni los mejores, ni los imprescindibles, ni los más importantes. Simplemente los diez discos que más he disfrutado este año, por orden alfabético. Por supuesto que se me han quedado muchos fuera (por poco no entraron Danny Brown, Death Grips, Fasenuova, Haim, o Jessy Lanza entre muchos otros), pero como ya dije el otro año, tampoco es cuestión de poner en las listas todo lo que se ha escuchado y que nos ha gustado. Así, con un top diez, creo que nos quedamos solo con el hueso y el músculo de lo que más me ha interesado este año. Ahí va mi selección.

BEYONCÉBeyoncé

La sorpresa de última hora. Un disco de música de club para escuchar a altas horas de la mañana, y construido a partir del R’n’B futurista, el hip hop sureño, el soul y el funk con gente como Drake, Frank Ocean, Timbaland y Jay-Z en la lista de colaboradores. Nos acompañará durante buena parte del 2014.

BFLECHA – βeta

Superando incluso las previsiones más optimistas, Bflecha nos ofreció un álbum de pop futurista en el que tanto ella como su compañero en tareas de producción Mwëslee cristalizaron el trabajo previo de muchos años. Una sucesión de buenas ideas de producción y ganchos melódicos destinada a ganarse más y más adeptos con el paso del tiempo.

CHANCE THE RAPPERAcid Rap

Chicago estará arruinada, pero musicalmente ha resurgido al mismo tiempo como uno de los núcleos de creación musical más interesantes. Chance the Rapper destacó por esta mixtape que derrocha personalidad y optimismo frente a la deprimente realidad. Colorista, cálido y lleno de influencias de diferentes tipos de música negra estadounidense.

DJ RASHAD Double Cup

La contribución de DJ Rashad al sello Hyperdub se debe al gran interés que el footwork ha despertado en el Reino Unido. Puede que Double Cup sea un álbum para escuchar más que para bailar (aunque también es innegable su efectividad en un club), pero aunque así fuese, contribuyó a aumentar el impacto del género más allá de Chicago.

JULIA HOLTERLoud City Song

Julia Holter se mostró aún más cómoda y expresiva con una producción más ampulosa en Loud City Song, confirmación de su capacidad para hacer pop sofisticado e intelectual capaz, sin embargo, de ser altamente efectivo sensorialmente hablando.

KANYE WESTYeezus

Una de las grandes polémicas del año. A mí me gustó por lo chirriante que suena, por cómo las colaboraciones no están subrayadas sino que contribuyen al sonido del álbum (estupendos, aquí sí, Daft Punk) y por ser un disco al mismo tiempo sobre el ego de West y el racismo en EEUU, aspecto este último todavía por explorar con detenimiento, como demuestra este texto sobre el vídeo de ‘Bound 2’.

KELELA Cut 4 Me

Uno de los mejores ejemplos de que los sellos son los nuevos autores: en el 2013 Fade to Mind se confirmó como una de las propuestas estéticas más relevantes, en buena parte con esta mixtape en la que participaron los productores más representativos del sello, sobre cuyas bases la cantante etíope-estadounidense Kelela consiguió hacer sitio para que su voz sonase cohesionada con el conjunto dando una vuelta de tuerca más al soul moderno.

ONEOHTRIX POINT NEVERR Plus Seven

Y Lopatin lo volvió a conseguir, confirmándose definitivamente, por si alguien lo dudaba, como uno de los músicos más destacables del inicio del siglo XXI. R Plus Seven, su debut en Warp, combina sus sonidos más reconocibles con nuevas audacias y un puñado de hits inolvidables. Sigue sonando futurista con su discurso sobre la obsolescencia tecnológica, los lados oscuros de nuestra relación con la informática y, a pesar de todo, el magnetismo que nos provoca la tecnología.

SKY FERREIRANight Time, My Time

Uno de los discos más sorprendentes del año -por lo inesperado, y por el contraste con los anteriores singles- fue el debut de Sky Ferreira, que ha hecho un disco incómodo y muy físico, desde la portada hasta la producción, emborronada con ruido y cajas de ritmo galvanizantes.

THE KNIFEShaking the Habitual

La otra gran polémica del año. The Knife volvieron  después de un largo parón y tuvieron la suerte de girar su discurso hacia las mismas teorías de género que tuvieron una interesante presencia en la prensa musical online a lo largo del 2013 y que determinaron el modo en que el disco fue hecho y su modo de presentarlo al público en su también controvertido directo. Ambicioso, excesivo e imperfecto, sí, pero también el disco que quizás mejor nos ha hablado del presente.

Galcher Lustwerk, su mixtape, y el techno del obrero.

Burn Up the Floor: Pop & Politics in 2013 Dance Music, escrito por Rory Gibb, es el más interesante artículo sobre este año que he leído hasta ahora. El motivo es muy sencillo: además de repasar lo más interesante de los últimos meses en cuanto a tendencias de música electrónica, esquivando de manera muy acertada el lamento de los que echan de menos la evolución más coherente y cohesionada del discurso del Nuum Continuum capitaneado por Simon Reynolds, consigue inyectar en el lector la sensación de que, de hecho, ha sido un año muy interesante. Una temporada en la que se pueden detectar algunas conversaciones musicales muy estimables que continuarán durante el próximo año y que seguirán manteniendo nuestra atención. Pero lo mejor del artículo es como articula un paralelismo entre la situación de las estructuras que rodean a la música electrónica contemporánea y la situación de crisis y aumento de desigualdades. Es, justamente, el tipo de artículo que, al menos yo, querría ver con más frecuencia en la prensa musical.

Y de propina, como no podía ser menos en un repaso a lo mejor del año, algún que otro descubrimiento. De momento me quedo con 100%, mixtape gratuita del estadounidense Galcher Lustwerk que el propio Gibb define en su artículo como ‘una hora de maravilloso y atmosférico deep house’. Habiendo escuchado tan solo cinco minutos yo ya estaba dispuesto a prestar la máxima atención al resto de la mixtape, seleccionada como la mejor del año por Resident Advisor. Es una hora de house funcional en su propulsión rítmica, siempre hacia delante, de una manera nada forzada y que invita a que tus pies, tu mente y tu corazón se dejen llevar, sin llamar tu atención explícitamente pero al mismo tiempo impidiendo que te distraigas en ningún momento. La experiencia resulta lisérgica en el modo que tiene de jugar con la percepción del tiempo y de funcionar como filtro a través del cual experimentar la realidad durante sesenta adictivos minutos. También es característico el uso de su voz: con un tempo entre el rapeado y el recitado, en parte influido por Matías Aguayo, que se acopla muy bien al tono ensoñador e inspirador del conjunto.

Galcher Lustwerk también trabaja dentro de la órbita del excelente sello White Material, que favorece el anonimato de sus productores y una estética visual fácilmente identificable, además de autodefinirse como un sello de techno hecho por obreros. Lo de la estética reconocible es algo que también ejemplifica una de las tendencias mencionadas por Gibb en su artículo para The Quietus: el sello como el nuevo autor. Lógico, si tenemos en cuenta que ante la avalancha de producciones a la que nos vemos expuestos en la actualidad, los sellos cada vez más vuelven a tener el valor de servir para agrupar a una serie de gente con intereses similares y lanzar al saturadísimo hiperespacio un único mensaje que beneficia a todos, potenciando asimismo la identidad colectiva frente al creciente individualismo en la sociedad y el mainstream musical. En realidad, un retorno a los orígenes en las estructuras musicales del house al que habrá que prestar mucha atención también durante los próximos meses.

Para leer más:

Entrevista en The Quietus

Entrevista en Concepto Radio con los responsables del sello White Material. (incluye imprescindible mixtape del sello).

 

¿Os acordáis…

… de cuando teníamos un blog?